COMICIDAD

Potencia tu capacidad humosrística.

Estaré impartiendo un taller trimestral de MONÓLOGOS CÓMICOS

 

(STAND UP COMEDY)

Enero a mayo inclusive

 

12 encuentros

Miércoles 19:30 a 21:30h

El humor es una gran herramienta para hacer llegar tu mensaje. Encuentra el humor en lo cotidiano y di lo tuyo.

¿Clases de Stand Up Comedy? ¿Para qué?

Dar clases de monólogos cómicos, es en realidad entrenar, potenciar la capacidad humorística de cada uno/a.                                                                                                                                        

Aunque el monologo en sí, es solitario. Considero el entrenamiento, indispensablemente grupal.

    

Los resultados de las clases son variados, pero en todos los casos efectivos y rápidamente tangibles.

Si bien todos/as lograrán un muy buen desempeño en los espectáculos ofrecidos, algunos/as utilizarán lo aprendido en clases, en otras áreas de su vida.

La experiencia no es necesaria, aunque todo tipo de experiencia de vida (artística o no) se usará en pos de un mejor material y una óptima representación.

La experiencia es relativa. Por ejemplo:

Un actor o una actriz que no está acostumbrado/a  a presentarse ante el público desde él /ella mismo/a, sin un personaje compuesto, deberá trabajar para eso. En cambio una persona que no tiene ninguna experiencia previa, seguramente tendrá que trabajar su personalidad escénica desde otro lado.   Un maestro o una maestra, tendrá experiencia sin saberlo, ya que constantemente se encuentra frente a una audiencia llamando su atención y comunicándose.                                              

 

No todas las personas que toman clases de Stand Up, quieren hacer Stand up.                              

Tuve alumnos/as de todo tipo de profesiones. Y cada uno/a se acercó a la clase con sus inquietudes.                                                             

A veces surgen cosas insólitas.  Una vez, me llamaron para dar clases en un geriátrico porque los ejercicios de improvisación que  incluyo en ellas, debido al esfuerzo mental y la ejercitación cerebral que requieren, son recomendados contra el mal de Alzheimer.               

 

Lo más frecuente es que se acerquen magos que quieren mejorar sus presentaciones a la hora de hablar con el público, cómicos que quieren entrenar, actores que quieren soltar el personaje, abogados, empresarios, profesores que necesitan mejorar su oratoria o ganar soltura; contadores, ingenieros, que quieren desinhibirse, etc.  y especialmente, muchas personas que quieren divertirse aprendiendo algo nuevo.                 

                                                                                   

La diferencia entre el antes y el después de las clases, se nota en todos los ámbitos de la vida, en lo cotidiano.

De todos modos  confieso, que el escenario es un viaje de ida, y rara vez no se casan con el Stand Up, o al menos, lo eligen como amante.

 

Las presentaciones en público son indispensables para completar la formación del cómico.

 

No creo en los alumnos eternos, pero si, en el entrenamiento constante. Y es fundamental tener contacto con público real.

Si no, es como estudiar arquitectura y no pasar nunca de la maqueta a la realidad.

 

Propongo varias presentaciones a lo largo de la formación, porque si solo te presentaste una vez en público, no eres un comediante, sino una persona que una vez hizo un monólogo.

 

El trabajo en equipo muestra sus frutos al máximo en el momento de los espectáculos.

El apoyo de los compañeros en los ensayos, el camarín, o en la previa y el post de las funciones, es una de las motivaciones más potentes para el cómico en formación.

Estas prácticas con público real, se realizan en diversos espacios de Madrid.

 

Cada maestrito con su librito

 

Hace veinte años que enseño esta disciplina.  Cuando yo comencé en esto en Buenos Aires, éramos actores o cómicos que hacíamos monólogos de humor entre otras cosas.

El género Stand Up no estaba instalado como hoy en día, que puedes encontrar en shows, egresados de escuelas de Stand Up. Era impensado que existiera tal cosa. Entonces los docentes de teatro o comediantes que decidimos dar clases, teníamos que “inventar” o seleccionar ejercicios para orientar y entrenar a nuestros alumnos en este camino.

 

Es por eso que existen hoy en día, varias formas de encarar este entrenamiento y todas o muchas de ellas, resultan diferentes caminos para un mismo destino: la risa del público mediante un monologo de humor.

 

Mis clases están compuestas por ejercicios de improvisación, técnicas básicas de actuación y técnicas de Stand Up Comedy, creadas y desarrolladas o seleccionadas por mí para este fin, basadas en trabajos escritos, presentaciones en público y entrevistas de distintos cómicos destacados en el género como Steve Martin, Lenny Bruce, Jerry Seinfield, Ellen DeGeneres, etc. Las que incluyen brain storming y ejercicios literarios para la composición del propio monólogo (en clase) y por supuesto, basados en mi experiencia tanto docente como de artista, que me lleva a tratar de allanar en clases el camino de mis alumnos para que, si bien cada quien tiene que vivir de su propia experiencia, intentar que en su trayecto, se golpeen

 

 

Trabajamos el humor.

Tú eliges qué deseas hacer luego. 

Sketches, monólogos, escenas, comedia física, performances...

Para todos los niveles: ✓ PRINCIPIANTES ✓ INTERMEDIOS ✓ AVANZADOS
TODOS PUEDEN POTENCIAR SU CAPACIDAD HUMORÍSTICA.

Gradúo las metas y la exigencia en base al nivel técnico de cada persona.

¿Dónde y cuándo?

Un taller de una vez por semana, dos horas cada clase. Grupos muy reducidos en el centro de Madrid.

Presencial 

Contáctame para más información.